viernes, 28 de octubre de 2011

Y aunque ahora llevo una vida relativamente feliz hay días en los que echo de menos las noches de alcohol interminables a causa del agujero negro que llevo dentro.
Es estúpido hasta pensarlo pero hay momentos en los que quiero volver a llorar como lo hacia como antes, quiero llorar de dolor, llorar de miedo, llorar de verdadera angustia al saber que mi vida es un infierno, pero ahora sólo puedo llorar al ver que todo es magnífico, todo mejora poco a poco y yo me estanco... me estanco sabiendo que soy yo la pieza que falla en mi propio mundo. Incapaz de avanzar, incapaz de retroceder, un paso adelante y otro atrás, entorpeciendo todo el mecanismo como una pieza de reloj que no sabe su función.
Creo que debería empezar a contarte estas cosas pero me siento tan idiota hablando de ellas que tengo miedo a que tú también me veas así.
Y no es que no confíe en ti cuando me ves esconder las lágrimas y te digo que no pasa nada, es que no quiero que te tengas que tragar toda la mierda que llevo dentro.

1 Visiones distintas:

abby dijo...

quisas no es tanto que los demas te consieren estudpida,sino que tu te consideras asi..
creeme me ha pasado...
y para serte sincera,esos pensamientos si son estupidos,porque cuando te toca un dia tibio y soleado,y respiras un poco de aire fresco,y la mente se coloca en ese preciado lugar llamado equilibrio,lo razonas,te ries,y almenos yo digo es una tonteria...
riete,es la mejor solucion...
riete mucho,y date la oportunidad de empesar de nuevo,mas logica,mas centrada,mas relajada...

un beso¡ que bueno encontrarte despues de tantos meses...

Publicar un comentario

Cada cual su historia, cada historia un mundo, cada mundo una persona.