miércoles, 21 de octubre de 2009

El secreto...

Esta es la carta de disculpa que le escribí, ¿crees qué con esto sobrará?- me preguntó esa dulce muchacha de cabellos rojos. Yo, como un caballero que soy, la leí rápidamente y le dí mi aprovación. Poco después la dulce muchacha, esta vez vestida con un pomposo vestido de arístócrata me preguntó si asistiría a su boda, madre mia ¡qué hice!, en que mal momento le daría mi aprovación a la dichosa carta.
por supuesto, cedí, asistí a la celebración, ví nacer a su hija y vi esos primeros pasos de la niña, que debería de haber sido la mia.... Ahora Emma, Christopher y Marie viven juntos en su hermosa y enorme casa y yo, bueno, yo siendo un gentil caballero enamorado y desdichado que vive en una gran mansión solo...

································································································································


Marie cariño, corre a jugar con tus primos que mamá está ocupada... Siempre que comienzo la carta para Robert la niña quiere jugar conmigo, hay veces que pienso que es el destino, ¿no crees Belinda?- dijo la pobre Emma con nostalgia. - Anda llevate a la niña.
''Mi querido y añorado Robert, cada noche pienso en tí al mirar el cielo desde este amplio jardín y cada mañana espero encontrarte a mi lado. Quisiera que fueras el primero en saber que Christopher está muy enfermo y mis más allegadas amigas me han aconsejado que busque ya a otro hombre que se haga cargo de la hacienda, pero tú ya sabes que no puedo, que amo a Christopher con todo mi ser, aunque tú hayas sido el hombre de mi vida y mi mejor amigo, por supuesto. Ahora estarás pensando en el motivo de mi corta y es el siguiente: necesito que te quedes con Marie, no puedo darte mis motivos exactos, pero seguro que lo entenderás...
Puedo darte uno para que no pierdas el sueño en mi nombre. Cuida de Marie mientras yo cuido de Christopher.
Muchas gracias querido amigo...''


·················································································································································

¡¿Una carta de Emma?! Marie... ¡Marie! ¡Oh, mi querida Emma, ¿qué es esto? ¿que escondes? - dijo muy impresionado y aflijido.
Al cabo de las semanas Marie se acostumbró a vivir en aquella casa diez veces más grande de lo que lo era la suya, pero vacia, puesto que allí solo vivía tio Robert y la familia de criados.
Tio Robert ¿cuando volverá mamá? ¿dónde está papá?- Marie ya llevaba tres meses viviendo con Robert y al encontrarse a finales de otoño, la diversión empezada a escasear y la niña a pensar.
Muchos años después, hartos de esperar noticias que nunca llegabamn, Marie y Robert acordaron visitar la casa y descubrieron que la casa más bella y alegre del pueblo, ahora estaba medio derruida y su grandisimo jardín lleno de malas hierbas. Al entrar en la casa encontraron a Christopher en su sillón, con su pipa y un periódico fechado el mismo día de la partida de Emma. Mariie investigó entre los objetos personales que su madre dejó en la casa. Nunca encontró nada sobre su paradero, ni tan siquiera una carta. Ambos amantes murierón sin tener noticias de su adorada Emma y su hija vivió toda la vida con la duda.
····································································································································
Esta fue mi cautiva perdida, pero al volver a posar mis pies en el suelo conoceré la verdad.
Emma.

1 Visiones distintas:

Siab-MiprincesaAzul dijo...

creo q tengo q digerirlo bien jajaja hoy como q no estoy enganchada del todo...
un beso

Publicar un comentario

Cada cual su historia, cada historia un mundo, cada mundo una persona.