sábado, 7 de marzo de 2009

Pensar mucho causa efectos secundarios.

Al borde de la muerte escribo estas líneas, cortas, frágiles y húmedas.

Mis ojos petreos evocan a la mente las gárgolas de una antigua catedral, mi boca suspirante a cada segundo hace pensar en lo corta que es la vida.

Todos los huesos de mi cuerpo, bellamente marcados entre las carnes, tiemblan de miedo ante la dama que les invita a naufragar.

Boom boom, boom boom y el silencio más sepulcral...

Las tintineantes voces de familiares y amigos se disuelven en el tiempo y el espacio para dar paso a la más terrible de las sensaciones: la nada.

El frío abandona mi cuerpo y un intenso y acojedor calor arropa mi cuerpo...


2 Visiones distintas:

Siab-MiprincesaAzul dijo...

La nada puede consumirlo todo .. cuidado

© Lilium - Lilith dijo...

La nada...es eso...ná de ná...sin existencia alguna...vacía...ni fría ni caliente...simplemente no es...

A mi no me gusta :S

Publicar un comentario

Cada cual su historia, cada historia un mundo, cada mundo una persona.