lunes, 29 de noviembre de 2010

**Comienza un nuevo capitulo...**

Solo se permite llorar al llegar a su distrito, su hogar, un lugar neutro para ella, en batalla para el resto.
Sólo se permite disfrutar de las sonrisas agenas cuando nadie la ve porque le da miedo aparentar ser lo que realmente es, una muchacha débil, confusa e inestable en un mundo duro y malvado que juega día tras día una batalla final por el poder.
Sólo es capaz de ser ella misma en los oscuros rincones de una biblioteca, en los agitados pasillos del autobús, entre la multitud de un concierto y en sus sueños... Esos sueños profundos y llenos de recuerdos, recuerdos que le queman la garganta y le recorren por la espina dorsal como si un rayo la atravesara...
Quizás, solo quizás, algún día sea capaz de ser ella misma a la luz del sol de cada día en cada rincón de su vida...




(Extracto de la nueva obra sin acabar que empezé ayer a las 4 de la mañana. Vuelvo a la rutina de dormir poco, abusar del café y de sonreir a los desconocidos...) 






1 Visiones distintas:

Araceli dijo...

Que bonita forma de escribir tienes =)

Publicar un comentario

Cada cual su historia, cada historia un mundo, cada mundo una persona.