martes, 22 de septiembre de 2009

Cuento.

Te voy a contar un cuento, pero no debes contarselo a nadie.
Hace mucho tiempo... una pequeña tilde se sentia triste y sola, pensaba que todos sus esfuerzos no valian la pena, pensaba que simplemente era una tilde más, pero se equivocaba, era la tilde más importante, era la tilde que cuando faltaba en una hoja de texto, se debía empezar de nuevo, era la tilde que en un examen te costaba el suspenso. Ella núnca se dió cuenta, hasta que llegó una frágil y dulce coma, las cual, siempre estaba donde no debia, siempre andaba perdida entre palabra y palabra sin ton ni son, sin destino ni rumbo... Al cabo de muchas excursiones a través de la poesía la pequeña tilde descubrió que no era tan malo estar sola, pues siempre habian más signos que estabán en su situación, y la dulce coma aprendío el valor de los insignificante.


Fin.

4 Visiones distintas:

Anónimo dijo...

es raro. pero muy original!.

se nota quien tiene mano para estas cosas.




big.

© Lilium - Lilith dijo...

A veces, sólo necesitamos mirar a nuestro alrededor, para luego vernos a nosotros mismos y realmente valorarnos existenciales como tal:).

Te dejo un re besote hermanis;).

Aida dijo...

Qué bonito! A veces nos hace falta empatizar más con los demás y no centrarnos exclusivamente en nuestras circunstancias...

Siab-MiprincesaAzul dijo...

Lilith tiene razón solo hay q ver a nuestro alrededor...
un beso grande!!

Publicar un comentario

Cada cual su historia, cada historia un mundo, cada mundo una persona.